Consejos para insonorizar un piso

https://climalit.es/blog/wp-content/uploads/2017/07/insonorizar-un-piso.jpg

El aislamiento acústico es uno de los factores que más impacto tienen en el confort de una vivienda. Un hogar sin ruidos es sinónimo de tranquilidad y relajación. No obstante, hoy en día muchas viviendas cuentan con un nivel de aislamiento acústico medio, no siempre a la altura del ruido exterior que las rodea. Si tienes problemas de ruido en casa, o simplemente vas a comenzar la reforma de una vivienda, o su construcción desde cero, hoy os facilitamos algunos consejos para lograr insonorizar un piso.

6 Claves para insonorizar un piso

1. Aislar paredes

Lo más adecuado para insonorizar la pared y el techo de un piso es construir un tabique doble. En el hueco generado entre las dos cámaras se suele colocar algún material absorbente. En el caso de paredes que dan al exterior, las soluciones suelen tener que ver con revestimiento de la fachada.

2. Aislar el techo

En los edificios de pisos es habitual encontrarse el problema de los ruidos generados por los vecinos del piso superior (al andar con tacones, si tienen niños o mascotas que juegan y corren por casa, al arrastrar y mover muebles, etc). La insonorización de techos plantea un reto mayor, debido al mayor grado de transmisión del ruido que se produce provocado por el impacto directo y constante de pisadas u objetos en el piso superior. Por ello, las soluciones de insonorización que se implementen han de ser especialmente contundentes.

Una posible solución es la instalación de un falso techo, que amortigüe los ruidos de los vecinos que hay sobre nosotros (encima de este falso techo se ponen varias capas aislantes). Quedando como únicos puntos vulnerables los huecos de las lámparas. Otra alternativa es la instalación de paneles aislantes en el propio forjado del edificio.

3. Aislar el suelo

Si se busca insonorizar un piso que tenga un garaje o local comercial debajo, cobra especial importancia el aislamiento del suelo. La mejor alternativa para las viviendas es la instalación de suelo flotante, que reducen el ruido de las pisadas, del movimiento de muebles… lo que implicaría que, por un lado, no molestamos a los vecinos que están justo debajo de nosotros y, por otro, tampoco recibiremos ruido de lo que ocurra debajo. Este tipo de suelos están compuestos de una capa doble, en cuyo interior o bien se coloca un material aislante, o bien se deja una cámara de aire, para amortiguar el ruido.

4. Utilizar materiales de aislamiento acústico

Actualmente existen materiales aislantes del ruido para todo tipo de superficies: paredes, ventanas y puertas; amortiguadores para sistemas de ventilación o climatización, extractores, etc. En paredes es habitual el uso de espuma de poliuretano. Es un buen aislante acústico. Se suele utilizar inyectando la espuma en el interior de la cámara de aire de la pared. Además de sus propiedades para insonorizar un piso, tal y como comentamos en este otro post (tipos de aislamiento térmico para no pasar calor), también ofrece buenas prestaciones de aislamiento térmico.

Otra opción son las losas de poliestireno expandido (unas placas que se alicatan a las paredes, techos y suelos); los fieltros y paneles de fibras minerales (lana de roca o lana de vidrio); los paneles de fibras vegetales (al estar compuestos normalmente por madera, son bastante inflamables); y las películas plásticas de aluminio.

Para silenciar el ruido generado por equipos de climatización, extractores y aires acondicionados, es muy recomendable el uso de silenciadores acústicos (pequeñas piezas que se colocan en los tubos de este tipo de aparatos que ayudan a mitigar el nivel de ruido).

5. Puertas

Las puertas (junto con las ventanas) son los elementos constructivos que ofrecen una menor resistencia a la entrada y salida de sonidos de una estancia o recinto, por distintos motivos como la composición de materiales, la densidad de la hoja o el grado de estanqueidad que proporciona el cierre. Mitigar los niveles de ruido que se filtran a través de una puerta o incluso bloquearlos por completo, es un reto importante de afrontar si se quiere insonorizar un piso.

Actualmente en el mercado, encontraremos una gran variedad de puertas insonorizadas con distintos grados de aislamiento acústico, según su composición, el espesor y el tipo de cerramiento. Las puertas acústicas se fabrican por lo general en chapa de acero o madera. Mientras las puertas de chapa pueden llegar a ofrecer unos niveles de aislamiento acústico mayores, las puertas de madera se suelen ajustar mejor a la decoración de espacios interiores.

Conviene recordar que a mayor tamaño de la puerta y mayor número de hojas menor será el grado de aislamiento que logremos. Por lo que, siempre que podamos, reduciremos al máximo las dimensiones del paso de la puerta. Además, las puertas acústicas podrán complementarse mediante la instalación de visores acústicos (circulares o cuadrados) o la integración de umbrales en modelos sin marco inferior para mejorar la estanqueidad.

6. Ventanas

El tipo de vidrio, el sistema de apertura, el tipo de perfil utilizado y las calidades de los materiales, van a determinar el nivel de insonorización de la misma. De manera general se puede decir que:

  • Gran parte de la insonorización de la ventana depende del tipo de cristal que tenga dicha ventana.
  • Las ventanas con aperturas batientes son más aislantes que las correderas.
  • A mayor grosor del cristal, mayor insonorización.

La elección de cristal de nuestra ventana es fundamental para insonorizar un piso de las molestias ocasionadas por el ruido exterior. La solución idónea es instalar ventanas con SGG CLIMALIT PLUS SILENCE®, un doble acristalamiento que combina el aislamiento térmico reforzado de SGG CLIMALIT PLUS®, con lo mejor en aislamiento acústico de SGG STADIP SILENCE®.