CELOSÍAS, CONTRAVENTANAS Y LÁMINAS DECORATIVAS PARA VENTANAS

Las ventanas tienen una gran cantidad de accesorios al estar compuestas por un perfil, un cajón para la persiana y vidrio. No se suele reparar mucho en ellas, sin embargo, hay numerosos complementos o accesorios que se le puedan añadir.

CONTRAVENTANAS

Las contraventanas son un complemento en el que se suele pensar si se nota cierto déficit de aislamiento térmico en la vivienda, ya que se cree que, incluyendo contraventanas, el aislamiento será mayor y las habitaciones estarán protegidas contra el frío. Con la instalación de SGG CLIMALIT PLUS se puede obtener ese plus de aislamiento que la vivienda necesita, sin necesidad de recurrir a estos accesorios. Sin embargo, en ocasiones se instalan como un complemento decorativo para la fachada. Muchas contraventanas son de madera y aportan ese toque rústico y antiguo, tan de moda.

LAMAS Y CELOSÍAS

Las celosías protegen las estancias y los muebles de la luz directa del sol. Son muy comunes en oficinas o en edificios públicos, ya que tienen un precio asequible y cumplen su función. Sin embargo, pensando en ellas, nos viene a la cabeza la clásica celosía plateada tan poco estética. Es importante señalar que, a día de hoy, la variedad es inmensa, pudiendo elegir la idónea entre un gran abanico para no tener que renunciar a una excelente decoración en el interior de la vivienda.

 

 

LAS LÁMINAS DECORATIVAS

Las láminas decorativas para las ventanas son una opción perfecta si a los inquilinos de la vivienda no les gustan las clásicas cortinas. Estas láminas cumplen la misma función, ya que protegen el interior de las habitaciones de la luz del sol directa, y ofrecen una gran variedad de diseños entre los que elegir.

Algunas incluso cuentan con una especie de filtro solar para proteger muebles y tejidos de las radiaciones del sol.

 

 

Los beneficios de estas láminas no terminan aquí, ya que son sencillos de poner y quitar. Puede tratarse de la opción ideal para las ventanas de las habitaciones más pequeñas, donde las cortinas u otro tipo de complemento puedes resultar voluminosos.

Los pasos a seguir para colocar estas láminas son realmente sencillos.

En primer lugar, es imprescindible asegurarse de que el vidrio está totalmente limpio y seco para que la lámina se adhiera correctamente.

En segundo lugar, prueba a colocar sobre el vidrio (sin pegar) la lámina para saber exactamente el sitio en el que irá. Acto seguido, pulveriza generosamente el vidrio con agua.

Una vez realizado lo anterior, ya podremos empezar a quitar la película de la lámina y colocarla sobre el vidrio. Si queremos modificar la posición después, no pasa nada ya que, al no ir pegada con pegamento, se puede quitar y volver a colocar con facilidad, sin causar ningún daño.

Para finalizar, cuando la lámina esté totalmente colocada en el sitio en el que se desea si hubiera quedado arrugas o burbujas, hay que pasar con cuidado una espátula de goma para eliminarlas.

 

 

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies