VIVIR EN UNA CASA CONTENEDOR

La cargotectura, nombre que recibe la construcción con contenedores marítimos reutilizables, es un concepto que todavía no está muy arraigado en España. Sin embargo, resulta muy común encontrarse este tipo de construcciones en el resto del mundo: desde refugios en países desfavorecidos, hasta casas para estudiantes en numerosos países europeos. Esto se debe a que estos contenedores están disponibles en todo el mundo, por lo que resulta relativamente sencillo conseguirlos, además de contar con un precio muy asequible. A este hecho se le suma lo resistente que son, su impermeabilidad y su versatilidad a la hora de transformarlos para adaptarlos a la localización que se desee.

Las dimensiones

Este tipo de vivienda prefabricada puede tener diferentes tamaños. Pueden consistir desde un pequeño apartamento de unos 30m², hasta una gran casa formada por varios contenedores, donde cada uno de ellos puede ser una estancia diferente. ¡ Su único límites es nuestra imaginación!

 

 

Disfruta de una casa con grandes ventanales

Este tipo de vivienda tiene aspectos muy positivos. El principal es lo fácil que resulta transformarla y convertirla en lo que uno desee. Se le pueden añadir unos grandes ventanales: eligiendo el vidrio adecuado para que ofrezca un buen aislamiento, un contenedor se puede transformar en una vivienda con conexión directa con el entorno. Para conseguirlo, sería ideal un doble acristalamiento CLIMALIT PLUS con un vidrio como SGG PLANITHERM 4S, con Aislamiento Térmico Reforzado (ATR) y control solar, garantizando así una temperatura adecuada en el interior de la vivienda durante las cuatro estaciones.

Si los ventanales tienen un tamaño considerable, otra opción adecuada es CLIMALIT PLUS con SGG PLANISTAR ONE, que no solo ofrecerá Aislamiento Térmico Reforzado y control solar, sino además una estética muy neutra, permitiendo a su vez que entre una gran cantidad de luz natural, algo que resulta beneficioso para el interior de las estancias y, ¡cómo no! para los inquilinos. Este tipo de composición es acertada para aquellas viviendas que reciben muchas horas de sol a lo largo del día durante todo el año.

 

Datos a tener en cuenta

Lo fundamental para crear una casa de estas características es contar con un buen profesional. De este modo, te asegurarás de que todo queda como tú deseas sin que surjan problemas a largo plazo. Es muy importante desinfectar bien el contenedor, contar con buenos materiales aislantes y con una ventilación adecuada. Y no solo eso: el material principal de esta construcción es el metal, por lo que, si no se cuenta con el profesional adecuado que ofrezca un buen asesoramiento durante la transformación, se corre el riesgo de que la casa se convierta en un horno durante los meses de verano y en un congelador en los meses más fríos.

Contar con un buen aislamiento acústico es igual de relevante, ya que, al ser una estructura hecha completamente de metal, los ruidos pueden jugar una mala pasada. A la hora de elegir ventanas, para atenuar al máximo la entrada de ruido del exterior, es recomendable contar con un doble acristalamiento CLIMALIT PLUS con SGG STADIP SILENCE, un vidrio laminado con atenuación acústica que evitará los molestos ruidos del exterior e incluso los provocados por los fenómenos meteorológicos.

Lo que más cabe destacar de este tipo de vivienda es que se trata de construcciones totalmente sostenibles y ecológicas, donde la personalización puede llevarse al extremo, llegando incluso a la posibilidad de ampliarla o reducirla en el momento en el que se desee. Sus características la convierten en una vivienda adaptable a cualquier circunstancia, permitiendo su movilidad de un sitio a otro y con una fabricación muy rápida.

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies