Vidrios de seguridad en la vivienda

Es difícil encontrar lugares donde sentirnos cómodos y seguros. Nuestro hogar debería ser, siempre, uno de ellos. Por lo que contar en nuestras ventanas con unos vidrios de seguridad es una decisión, relativamente sencilla, cuando estos nos proporcionan la tranquilidad que buscamos. Una mala elección o una que no nos proteja contra las necesidades reales que tenemos, nos hará sentir poco a gusto en nuestra casa. El nivel de seguridad que requiere el vidrio con el que están fabricadas las ventanas nos lo puede indicar un instalador competente.

Dependiendo de donde vivamos, de la zona, del tipo de construcción, si es un chalet, si son casas bajas o un piso, el tipo de ventana que tengamos…, todos estos factores nos llevarán a tomar determinadas precauciones para garantizar la máxima seguridad de las personas que habitan nuestro hogar, que ha de ser siempre una de nuestras mayores prioridades. En cada caso deberemos disponer de un tipo de vidrio de seguridad específico que nos ayude a mantener al máximo la tranquilidad en nuestra vivienda.

Los vidrios de seguridad ofrecen una “seguridad de uso”. Un vidrio de seguridad colocado en su emplazamiento es capaz de recibir el golpe de una persona u objeto, por lo que podemos afirmar que, este tipo de vidrio contempla aspectos como la resistencia ante el impacto de un cuerpo blando y la forma en la que este podría romperse.

Por ejemplo, cristales como SGG STADIP y SGG STADIP PROTECT proporcionan mucha más seguridad de lo normal. El primero está formado por un vidrio laminado de seguridad. Cuando usamos más de dos cristales unidos entre sí con una o más capas de PVB (lámina de plástico de 0.38mm de espesor), hablamos de SGG STADIP PROTECT. Lo que se consigue con esta lámina es aumentar la resistencia ante un golpe o rotura haciendo que sean así un claro ejemplo de vidrios de seguridad laminados.

¿Qué ocurre si se produce una rotura en un vidrio de seguridad laminado?

Si el vidrio recibiera un golpe los fragmentos en los que se rompería permanecerían pegados a la lámina de plástico, por lo que se impide que caigan sobre las personas que se encuentren alrededor y, evita así, los daños que pudieran ocasionar otro tipo de vidrios que provocarían que saltasen esquirlas peligrosas.

Este tipo de vidrios proporcionan una gran seguridad y son perfectos para ciertos tipos de viviendas y en algunas de sus aplicaciones como las barandillas. Son aconsejables si vivimos en zonas alejadas de población, pero también si hay niños o personas mayores en el hogar,  ya que cualquier rotura del vidrio, con esta solución, tiene menos posibilidades de causar lesiones a las personas.

Por otro lado, además, los vidrios de seguridad laminados como SGG STADIP y SGG STADIP PROTECT nos permiten disfrutar de un confort térmico y de luminosidad, pero también proporcionan una mayor seguridad en el hogar que la media (impiden fácilmente el acceso a la propiedad brindando mayor seguridad a los ocupantes).

Para puertas, ventanas y ventanales, para zonas fijas o con movilidad, debemos elegir siempre el producto que mejor se adapte a nuestras necesidades y, que garantice la seguridad de uso por lo que se debe tomar la decisión con antelación.

Sin duda, además de hacerlo en todos los lugares donde nos lo aconsejen y sea necesario, es absolutamente recomendable e importante, utilizar un vidrio de seguridad laminado SGG STADIP o SGG STADIP PROTECT en acristalamientos de gran tamaño o cuando la medida más pequeña de la pieza a instalar sea igual o mayor que 1 metro.

La seguridad de nuestras ventanas es un factor muy importante por lo que te sugerimos que  revises otro de nuestros artículos en donde hablamos del cristal de seguridad SGG STADIP y de sus propiedades en materia de seguridad.

 

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies