Tipos de aislamiento térmico para no pasar calor

https://stgsgwordpresspro.blob.core.windows.net/blog-uploads/2017/06/tipos-de-aislamiento-termico-construccion.jpg

Este mes de junio está siendo uno de los más calurosos de los últimos años. Con temperaturas por encima de 30ºC de media, las proyecciones parecen indicar que este verano será especialmente seco y caluroso.

«Algunos estudios estiman que la temperatura global irá ascendiendo paulatinamente en los próximos años debido al calentamiento global.»

Siendo así, el aislamiento térmico de edificios y viviendas cobra más importancia que nunca.

«Una vivienda con un buen aislamiento térmico es la manera más eficaz de salvaguardar el confort interior de nuestro hogar y contribuir a la eficiencia energética de nuestra sociedad.»

Tipos de aislamiento térmico en construcción

Todos los materiales ofrecen cierta resistencia, en mayor menor medida, al paso de calor a través de ellos. En algunos la resistencia es muy escasa (metales, por ejemplo); otros tienen una resistencia media (ladrillo, mortero, yeso …); y otros tienen ciertas cualidades excepcionalmente buenas (lana de roca, lana de vidrio, revestimientos de espuma de poliestireno, corchos, etc). A éstos materiales se les denomina materiales aislantes.

«El aislante térmico es aquel material usado en construcción que se caracteriza por su alta resistencia térmica, estableciendo una barrera al paso del calor entre dos medios que naturalmente tienden a igualarse en temperatura.»

El Código Técnico de Edificación (CTE) especifica el aislamiento mínimo necesario en función de la región del país, en la que se vaya a construir. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía podemos encontrar información diversa sobre los materiales y niveles de aislamiento óptimos para lograr el máximo ahorro de energía al cambiar nuestras ventanas.

En construcción existen varios tipos de aislamiento térmico que se suelen usar:

Poliestireno Extruido (XPS)

El poliestireno extruido es un material aislante muy resistente y duradero. Su resistencia al agua, evita que se desgaste y pudra con el paso del tiempo. Su nivel de conductividad térmica oscila entre 0,033 W/mK y 0,036 W/mK.

Poliestireno Expandido (EPS)

Es un material plástico espumado derivado del poliestireno. Muy similar al poliestireno extruido, su diferencia radica en el proceso de conformación (el poliestireno extruido está formado por burbujas cerradas, lo que le confiere la capacidad de poder mojarse sin perder sus cualidades). Debido a su versatilidad y ligereza, el poliestireno expandido, es un material con un amplio abanico de aplicaciones. Puede utilizarse con gran variedad de espesores con densidades que oscilan entre los 10 y los 25 kg/m3. Su conductividad térmica varía notablemente en función del fabricante, pero suele dar unos valores medios de entre 0,06 W/mK y 0,03 W/mK.

«El Poliestireno Extruido (XPS) es más utilizado en aislamiento de cubiertas y suelos mientras que el expandido se utiliza para tabiques no para fachadas.»

Lana de roca

Los habituales paneles de lana de roca están compuestos en un 98 % de roca de origen volcánico y un 2% de ligante orgánico. Se obtiene fundiendo la roca a altas temperaturas, sometiéndole a movimiento para fibrarla y aplicando aglomerantes y aceites impermeables. El material resultante es tratado para transformarlo en paneles, fieltros, mantas…

Los productos de lana de roca, además de sus cualidades como aislantes térmicos, aportan a los elementos constructivos una notable capacidad de aumentar el nivel de aislamiento acústico.

Lana de vidrio

Es un producto de origen natural, mineral, inorgánico, compuesto por un entrelazado de filamentos de vidrio aglutinados por medio de una resina ignífuga. Los paneles de lana de vidrio están generalmente compuestos por arena de sílice y carbonato de calcio y de magnesio, lo que les confiere una buena resistencia a la humedad. Su obtención se realiza por un proceso similar a la lana de roca (altas temperaturas, movimiento para fibrarla y aceites y resinas para estabilizarla).

Los productos de lana de vidrio poseen una estructura de fibras cruzadas desordenadamente que hacen que el aire quede ocluido en el interior de sus poros, ofreciendo una escasa conductividad, y por consiguiente, una gran capacidad como aislamiento térmico y acústico.

Poliuretano

Es un producto cuya composición básica es el petróleo y el azúcar. Permite la formación de una espuma rígida ligera con un buen coeficiente de conductividad térmica (muy aislante). Además de una muy buena relación calidad precio como aislante, es un material que aporta rigidez estructural, se adhiere sobre cualquier superficie, amortigua vibraciones, y no absorbe humedad ambiental. Ha sido unos de los productos más empleados para el aislamiento en los últimos años, aunque su uso está descendiendo debido principalmente al alto grado de combustión que tiene.

Paneles compuestos

Los paneles compuestos se componen de capas metálicas y materiales de aislamiento (espuma de poliuretano, lana de roca, poliestireno, etc). Se caracterizan especialmente por su modularidad, ligereza y menor coste de montaje. Son habitualmente utilizadas en paredes y techos para trasteros, talleres, almacenes…

Aislantes naturales

Existen numerosos productos que ofrecen buenas prestaciones para el aislamiento térmico cuya base se basa en materiales naturales como el corcho, el cáñamo, la lana, el lino, etc.

Aislamiento de papel reciclado

En algunos países se están aprovechando los periódicos para fabricar productos de aislamiento con papel reciclado.

Aislamiento térmico en ventanas

Además, de lograr que paredes, techo y suelo estén correctamente aislados, a la hora de lograr un buen aislamiento térmico conviene prestar especial atención a las ventanas.

“Las ventanas de calidad, pueden reducir hasta un 70% las pérdidas energéticas del hogar, reduciendo así el consumo de calefacción y aire acondicionado.”

Por lo que conseguir un buen aislamiento térmico en nuestros hogares, con ventanas y puertas adecuadas y eficientes, debe ser un objetivo a lograr por todo aquel que desee disfrutar de un alto nivel de confort en su vivienda, quiera contribuir a la sostenibilidad energética en el planeta, y busque conseguir un importante ahorro para su bolsillo.

No todas las ventanas ofrecen las mismas prestaciones, por lo que para elegir las ventanas adecuadas ofrecemos las siguientes recomendaciones:

  • Elegir ventanas de calidad contrastada. Marcas con cierta reputación, que garanticen la calidad de los materiales que se emplean en sus ventanas.
  • Elegir una perfilería con un buen nivel de hermeticidad, que evite que entren corrientes de aire desde el exterior.
  • Elegir el vidrio adecuado. Si hablamos de aislamiento térmico de los vidrios, nos estamos refiriendo a la capacidad que el vidrio tenga para mantener la diferencia de temperatura que existe entre el interior y el exterior de nuestra vivienda. Para ello debemos mirar el valor U. Es un valor numérico que nos indica la capacidad de aislamiento del vidrio.
  • Exigir un vidrio con control solar. Permite reducir la entrada de calor de manera considerable sin sacrificar la entrada de luz en la vivienda para garantizar el mejor nivel de confort.

«Un vidrio que tenga un factor U bajo, reduce las pérdidas de energía, suponiendo así un buen ahorro de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano.»

Para optimizar la elección perfecta que proporcione un buen aislamiento térmico en tus ventanas, y otras muchas características, en CLIMALIT PLUS tenemos una sencilla herramienta que en función de nuestras necesidades, nos indicará la solución técnica más cercana para lograr la elección perfecta de nuestra ventana.