Tipos de aislamiento para ventanas

Instalar unas buenas ventanas es una inversión rentable para nuestra casa, dado que contribuyen al bienestar y confort en el hogar, ayudando a mantener una temperatura constante y agradable en todas las habitaciones. Las ventanas y puertas son el principal punto de fuga de calor en la vivienda, por lo que elegir correctamente entre los distintos niveles de aislamiento en ellas es fundamental.

“Una ventana con vidrios de Aislamiento Térmico Reforzado, puede reducir hasta en un 70% las pérdidas energéticas de una vivienda.”

Tipos de Aislamiento

Para mejorar el aislamiento de una ventana convencional existen fundamentalmente dos sistemas de acristalamiento:

Doble Ventana

En estos tipos de ventanas se coloca un nuevo acristalamiento en la parte interior o exterior de la ventana ya existente. El aislamiento se consigue mediante la cámara de aire adicional que se genera entre ambas ventanas. 

Doble acristalamiento con Aislamiento Térmico Reforzado

Este tipo de acristalamiento se conforma como una única pieza compuesta por dos vidrios separados por una cámara de aire, que suelen oscilar entre 6 a 12 mm de espesor, siendo uno de ellos un vidrio de Aislamiento Térmico Reforzado. Ambos vidrios son sellados directamente en fábrica, lo que genera un aislamiento y nivel de estanqueidad muy superior al del doble acristalamiento.

¿Cuál es la mejor opción?

En términos de ahorro energético y económico, ambos tipos de acristalamiento van a suponer una mejora con respecto a una ventana convencional. No obstante, un doble acristalamiento compuesto por un vidrio de Aislamiento Térmico Reforzado de la gama SGG CLIMALIT PLUS, proporciona mejores resultados en cuanto a aislamiento térmico se refiere.

Para elegir qué tipo de acristalamiento es la mejor opción, dependerá de las necesidades específicas de la vivienda, su situación geográfica, su orientación cardinal, del cerramiento que se vaya a utilizar y de las condiciones exteriores de la vivienda. Te recomendamos acudir a un instalador especializado que te pueda ofrecer asesoramiento sobre el tipo de vidrio y acristalamiento más adecuado.

Aunque sí podemos enunciar 5 elementos de la ventana que debes tener en consideración a la hora de elegir:

  • LA CALIDAD DE LA CARPINTERÍA: cuanto mejor sean las calidades por las que apostemos en cuestión de material, permeabilidad al aire, resistencia, etc, mayores serán las prestaciones que ofrecerá la ventana, y por tanto, mayor ahorro.
  • EL ESPACIO: La orientación, situación geográfica, tipos de cerramiento, y condiciones climatológicas de la zona donde se ubica la vivienda, son factores a estudiar para realizar una elección exitosa.
  • EL TIP DE VIDRIO: El tipo de vidrio que instalemos en nuestras ventanas, así como el espesor del vidrio, el espesor de cámara, etc., determinarán el aislamiento final de nuestra ventana. La gama SGG CLIMALIT PLUS® pone a tu disposición diferentes tipos de vidrio en función de las necesidades de aislamiento que tenga tu hogar.
  • EL ESPESOR DE LA CÁMARA DE AIRE ENTRE VENTANAS: Nuestro ahorro se verá incrementado de manera proporcional a la anchura de la cámara que dejemos entre ambos cristales. Cuanto mayor es esta anchura, mayor será nuestro aislamiento, y por tanto mayor será nuestro ahorro.

Para obtener más información sobre los vidrios de Aislamiento Térmico Reforzado SGG CLIMALIT PLUS® visita www.climalit.es

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies