Ideas para iluminar tu hogar

En el momento de pensar cómo distribuir los muebles en nuestra casa o cómo organizar las estancias, es importante considerar la entrada de luz natural. Está demostrado que la luz natural mejora el humor, el descanso y, en general, el día a día de las personas. Cuanto mayor sea la entrada de luz solar en las habitaciones, más amplias y confortables parecerán.

Sin embargo, es importante ser conscientes de que las ventanas no son meros objetos funcionales, sino que pueden servir para dar un giro completo a la decoración de la casa. Por ello, cuando las vayamos a elegir, tendremos que pensar muy bien el tipo de efecto que queremos crear en esa habitación.

 

 

Máxima luminosidad con SGG PLANISTAR ONE.

Uno de los vidrios más recomendados para las ventanas de nuestro hogar es SGG PLANISTAR ONE. Son muchos los beneficios que proporciona este tipo de acristalamiento, pero entre ellos destaca, sobre todo, el gran aporte de luz que transmite a la estancia.

Es un vidrio que aporta el máximo confort, tanto en verano como en invierno, ya que su capa neutra e impercetible a la vista impide la entrada de calor durante todo el verano y mantiene una temperatura agradable en el interior durante el largo invierno, haciendo tu hogar mucho más confortable durante todo el año.

A su vez, permite un gran nivel de transmisión luminosa, concretamente de un 71%, por lo que la dotación de luz natural hacia el interior de la vivienda está asegurada. Además, a nivel estético, es un vidrio neutro cuya capa no la ves, por lo que tu decoración no se verá afectada, sino todo lo contrario: se verá potenciada por la gran cantidad de luz que dejará pasar al interior de la vivienda.

¿Cómo iluminar las zonas oscuras?

Aunque contemos con los mejores vidrios y tengamos nuestra casa repleta de luz natural, bien es cierto que, en muchas ocasiones, por distribución de la estancia o la decoración, siempre hay alguna zona a la que difícilmente llega la luz natural, por lo que hay que buscar iluminarla de forma artificial preservando la estética y la comodidad de la casa.

Es fundamental tener en cuenta la distribución de los muebles. Se debe evitar colocar, por ejemplo, un sofá delante de un ventanal, o algún otro mueble de grandes dimensiones que nos prive de gran parte de luz que por él entra.

 

 

En otras ocasiones, es posible que estos rincones oscuros se den debido a la distribución que se ha hecho de la casa, o a algún tabique que no es muy práctico. Una buena solución podría ser el acristalamiento de algunas zonas comunes. Si la cocina estuviese muy apartada y no tuviese luz natural, una buena forma de conseguirla sería substituir el tabique de una estancia contigua con mucha luz por una mampara divisoria de vidrio. De esta forma, evitaría encender las luces constantemente y aportaría un toque estético muy bonito al conjunto de la estancia.

Si no es posible hacer una reforma así, es imprescindible jugar con otra serie de factores, como los colores que escogemos para la decoración. Debemos escoger siempre tonos claros que reflejen la mayor cantidad de luz posible, y un imprescindible para ello es el color blanco, crudos, tonos neutros, tanto para muebles como para paredes o accesorios. Siempre aportará más luminosidad.

Otra idea es la de colocar apliques que aporten la luz necesaria de forma neutra y estética. Pero, aun así, si queremos seguir potenciando la luz natural que reciba la vivienda, otro truco sería el uso de espejos para que reflejen la luz aumentando la sensación de amplitud de las estancias. El vidrio, en este caso, los espejos, al igual que los tonos claros, son grandes aliados para el aporte de luminosidad en el hogar.

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies