Cómo insonorizar una habitación

Existen dos motivos fundamentales por los que insonorizar una habitación:

  • Porque prevemos que vamos a realizar mucho ruido en el interior de la misma y queremos evitar que ese sonido salga.
  • Porque queremos evitar la entrada de ruido del exterior (por ejemplo en un estudio de grabación, necesitas silencio, o simplemente quieres lograr mayor tranquilidad en el interior de tu hogar).

En cualquiera de los dos casos, hoy os vamos a dar algunos consejos sobre cómo insonorizar una habitación:

1. Elegir los materiales adecuados

Hoy en día existen materiales aislantes del ruido para todo tipo de superficies: desde los más comunes (para paredes, ventanas y puertas); hasta amortiguadores para sistemas de ventilación o climatización, extractores, etc. Dentro de las múltiples posibilidades que hay, os enumeramos algunas de las más comunes:

  • La espuma de poliuretano: Es un buen aislante acústico. Se suele utilizar para aislar paredes, inyectando la espuma en el interior de la cámara de aire que suele haber en el interior de un muro. Hay muchas variedades en espuma y cuentan con la ventaja de ser un material poco inflamable.
  • Losas de poliestireno expandido: son placas rígidas que se alicatan a paredes, techos y suelos utilizando cola plástica.
  • Fibras minerales: Las denominadas fibras de roca o fibras de cristal. Son bastante ligeras y poco inflamables. También sirven para aislar paredes, incorporándolas en su interior.
  • Fibras vegetales: Se suelen incorporar por medio de losas o paneles rígidos. Al estar compuestas por fibras de madera compactas, son bastante inflamables.
  • Películas plásticas de aluminio: Se venden en rollos y son fáciles de colocar. Sólo tienes que aplicarle una cola especial y adherirlas a la superficie que quieras aislar.
  • Losas de poliestireno expandido: son placas rígidas que se alicatan a paredes, techos y suelos utilizando cola plástica.
  • Silenciadores acústicos: Pequeñas piezas que se colocan en los tubos de ventilación, aparatos de aire acondicionado, extractores, etc, para disminuir el su nivel de ruido que estos elementos producen.

2. Ventanas

Uno de los puntos de la habitación por donde entra más ruido (y sale) es la ventana. El tipo de vidrio, el sistema de apertura, la perfilería utilizada y las calidades de los materiales, van a determinar el nivel de insonorización de la misma. De manera general podemos decir que:

  • Gran parte de la insonorización de la ventana depende del tipo de cristal que tenga dicha ventana.
  • Las ventanas con aperturas batientes son más aislantes.
  • A mayor grosor del cristal, mayor insonorización.

Por lo tanto, la elección de cristal de nuestra ventana es fundamental para alcanzar el aislamiento acústico que necesitemos. La solución idónea es instalar ventanas con SGG CLIMALIT PLUS SILENCE®, un doble acristalamiento que combina el aislamiento térmico reforzado de SGG CLIMALIT PLUS®, con lo mejor en aislamiento acústico del SGG STADIP SILENCE®.

Si quieres obtener más información, en este otro artículo explicamos en detalle los factores fundamentales que contribuyen a conseguir un buen aislamiento acústico en ventanas.

3. Paredes y techos

Lo más adecuado para insonorizar la pared y el techo de una habitación es construir un tabique doble. Para asegurar el aislamiento, se coloca el material absorbente entre las dos cámaras que forman los dos tabiques o, en paredes que dan al exterior, se buscan soluciones con revestimiento de fachada.

4. Suelo

Para aislar una habitación, la última parte sobre la que se suele trabajar es el suelo. Aquí existen varias opciones a elegir: losas flotantes de hormigón, tacos de caucho o placas antivibratorias con diferentes densidades para disminuir los ruidos y las vibraciones.

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies