Colocación de la cama en el dormitorio

https://climalit.es/blog/wp-content/uploads/2021/06/Foto-1-1024x600-10.jpg

Tradicionalmente los dormitorios han tenido la misma configuración independientemente del tamaño de la habitación, es decir, la cama contra la pared, el armario a los pies de la cama o a un lateral y una cómoda en el lado que quedaba libre. Sin embargo, existe una nueva tendencia en la configuración de este espacio y desde CLIMALIT PLUS queremos contaros las ventajas y los inconvenientes de colocar la cama de otra forma, como por ejemplo debajo de la ventana.

Ventajas

En aquellos dormitorios donde existen muchas ventanas y solo queda un espacio de pared disponible, este tiene que aprovecharse para colocar el armario, por ello situar la cama bajo la ventana resulta la opción más idónea.

Cuando la habitación tiene una forma irregular y el espacio de pared resulta insuficiente para apoyar el cabecero de una cama de matrimonio, o si el dormitorio posee una forma alargada, colocar la cama bajo la ventana se convierte en el mejor sitio para tener espacio a ambos lados o a los pies y poder tener acceso fácilmente desde cualquier punto.

Puedes aprovechar su colocación y que la ventana funcione como cabecero o bien si quieres dar más protagonismo a la cama, puedes enmarcarla con un cabecero no muy alto para no tapar por completo la luz que entra. Asimismo, puedes crear bajo la ventana un cabecero de obra con mesitas integradas que sirvan para conseguir más espacio de almacenaje.

Inconvenientes

Si el espacio disponible en la habitación, sólo permite colocar la cama bajo la ventana, y esta no está bien aislada se puede convertir en un lugar frío que acabe con toda sensación de confort. Por ello, asegúrate de que el cerramiento sea de calidad y que permita tanto aislamiento térmico como acústico.

Otra desventaja puede resultar los radiadores que en algunos dormitorios están situados bajo la ventana. Si éste es tu caso, antes de cambiar la situación de la cama, analiza si es posible trasladar la ubicación del radiador para no desperdiciar el calor.

Por último y no menos importante, valora el tipo de cortinas, ya que si son largas molestarán y no quedarán estéticamente bien. Escoge estores enrollables para regular la entrada de luz y vestir la habitación.

Luz natural

Cuanta más luz natural entre en el dormitorio, más amplio parecerá. Por ello, las ventanas juegan un papel clave no solo como elementos de aislamiento, sino para potenciar al máximo el confort de la estancia.

En este sentido, recomendamos colocar cristales SGG CLIMALIT PLUS® con SGG PLANISTAR® ONE. Esta composición de doble acristalamiento lleva un vidrio especial con capa bajo emisiva que ofrece tanto aislamiento térmico reforzado como control solar, permitiendo que la habitación permanezca a una temperatura agradable especialmente en verano o en días extremadamente calurosos, ya que reduce de forma muy importante el paso de la energía de la luz solar. Asimismo, posee una elevada transmisión luminosa, por lo que disfrutarás de una excelente iluminación natural, tan beneficiosa para el bienestar y la salud.

Por otra parte, si la habitación está orientada a una calle concurrida, resulta esencial contar con silencio, necesario para garantizar el descanso. SGG CLIMALIT PLUS® puede combinar en su composición SGG PLANISTAR ONE® y  SGG STADIP SILENCE®, un acristalamiento laminado de seguridad con prestaciones reforzadas de aislamiento acústico gracias a una o varias láminas de butiral de polivinilo acústico especial (pvb silence). Atenúa los ruidos procedentes de la calle y los ruidos derivados de los factores meteorológicos, como el granizo, el viento, o la lluvia y además aportará seguridad a los usuarios de la vivienda.

Si estás pensando en aprovechar al máximo tu dormitorio, te recomendamos que visites el apartado “Cambia Tus Ventanas” de la web de CLIMALIT, donde podrás obtener la composición más adecuada en función de las necesidades de tu hogar.