Arquitectura bioclimática: concepto y ejemplos

La arquitectura bioclimática constituye uno de los conceptos de mayor actualidad entre arquitectos y constructores. En líneas generales, consiste en diseñar los edificios y casas teniendo en cuenta las condiciones climáticas del lugar en el que van a ser edificados y, al mismo tiempo, aprovechando todos los recursos naturales que existen en la zona, como el sol, la vegetación, la lluvia o los vientos, con el objetivo de disminuir el impacto ambiental y consumir menos energía. 

La arquitectura bioclimática forma parte de la construcción ecológica. Busca que las estructuras construidas sean responsables con el medio ambiente y, además, sean lo más eficientes posibles en términos energéticos, con lo que es sinónimo de ahorro energético y de eficiencia térmica.  Así, si queremos construir una vivienda bioclimática, tenemos que tener en cuenta que no vamos a usar ni los mismos materiales ni la misma disposición en el caso de crear una casa unifamiliar en Laponia, en el Sáhara o en el Mediterráneo. Llevándolo a lugares menos extremos: tampoco es lo mismo construir en Sevilla que hacerlo en la cornisa cantábrica o en la meseta y no lo vamos a hacer de igual modo, ni vamos a usar las diferentes estancias de la casa de la misma forma.

  De este modo, no solo cambiarán los materiales que se utilicen, sino muchísimas otras propiedades del edificio como la forma, el color, la disposición de las habitaciones, el sistema de calefacción o de aire acondicionado, la orientación hacia uno u otro punto cardinal y un largo etcétera. Todo junto, contribuye a definir una vivienda más eficiente desde el punto de vista energético y más en sintonía con el medio que la rodea. 

Existen muchos ejemplos tradicionales de arquitectura bioclimática 

Aunque el concepto de la arquitectura bioclimática está muy de actualidad, los principios no son nada nuevos. Por ejemplo, los pueblos andaluces o griegos cuyas casas están totalmente encaladas para que sean blancas y así reflejen lo máximo posible la luz del sol serían un buen ejemplo de ello. Además, hay que tener en cuenta que las casas en el hemisferio norte, para maximizar la cantidad de horas de sol, suelen orientarse en dirección sur, que es el punto cardinal en el que está el sol a mitad del día; mientras que en el hemisferio sur suelen orientarse hacia el norte por la misma razón. 

Esta manera de construir no sólo afecta al exterior de las casas, sino que también lo hace al interior. Así, sin salir de España, vemos como en las zonas de climas muy calurosos como el mediterráneo o la zona continental, se prefieren los pisos con suelos de baldosa o granito mientras que en el norte, mucho menos caluroso, se suele optar por un buen aislamiento de madera o parquet. Así, si en Madrid o Valencia es común ver pisos con suelo de cerámica o baldosa , en Asturias o Galicia va a resultar realmente difícil encontrar este tipo de suelos. Además, por ejemplo, si  nos fijamos en las viviendas tradicionales urbanas de lugares húmedos y no demasiado soleados, como Asturias, podemos ver que los edificios cuentan con soportales o antojanas para resguardarse de la lluvia y amplios ventanales o galerías que actúen como efecto invernadero. 

Así mismo, las instalaciones que se realizan en las viviendas variarán en función de la zona geográfica y climática en la que estén localizadas. En ciertas zonas puede prescindirse de la instalación del aire acondicionado o de la calefacción, según sea un clima frío, caliente o templado y  puede optarse por mantener las terrazas o cerrarlas.

En lo relativo al precio de las casas con una arquitectura bioclimática, hay que señalar que no tienen por qué ser más caras que las  viviendas normales. En todo caso, sí se ha venido observando durante varios años que, a la larga, su eficiencia energética es mayor y su consumo menor, con lo que se benefician tanto los bolsillos de los propietarios o inquilinos como el medio ambiente. Este tipo de construcciones pueden conseguir un gran ahorro en la factura energética e incluso llegar a ser sostenibles en su totalidad.

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies