10 Formas de ahorrar energía en casa

https://stgsgwordpresspro.blob.core.windows.net/blog-uploads/2016/11/ahorrar-energia-en-casa.jpg

Debido al incremento del precio de la energía para el sector doméstico en los últimos años, el ahorro energético comienza a ser cada día más relevante en la mente del consumidor español. Siendo esto así, hoy os proponemos 10 sencillas formas de ahorrar energía en casa.

Formas de ahorrar energía en casa

formas-de-ahorrar-energia-en-casa

1. Mejorar el aislamiento de paredes y techo

Casi el 40% de la factura energética de una vivienda española, se debe al consumo en calefacción/aire acondicionado. Si tienes una vivienda propia, o planeas quedarte en tu actual casa durante más de diez años, quizás sea conveniente que te plantees mejorar su aislamiento térmico (averigua por cuanto te saldrá la reforma, y calcula el ahorro en facturas de luz y gas que podrías lograr a largo plazo. Te merece la pena). Además, deberás tener en cuenta la revalorización que sufrirá tu inmueble con semejante reforma, de cara a una posible venta o alquiler.

2. Renueva tus ventanas

Ventanas y puertas son los principales puntos de fuga de calor de las casas. Renovarlas puede ser la mejor forma de ahorrar energía en tu hogar. Asegúrate de que tus ventanas tengan un aislamiento térmico adecuado (las ventanas con vidrios de Aislamiento Térmico Reforzado de la gama SGG CLIMALIT PLUS® son las más recomendables). La instalación de ventanas eficientes con estos vidrios (también conocidos como vidrios bajo emisivos) pueden reducir hasta el 70% las pérdidas energéticas en invierno, así como reducir los aportes solares en verano hasta el 50%, con el consiguiente ahorro en el gasto de aire acondicionados o aparatos de climatización.

3. Aísla y sella las cajas de las persianas

Introduce láminas finas de corcho, espuma autoadhesiva, poliespán o cualquier otro material aislante, en su interior y pégalas bien a las paredes. Evitarás la fuga de calor y la entrada de aire frío directo de la calle en invierno (y caliente en verano).

4. Usa burletes en puertas y marcos

Una de las formas de ahorrar energía más sencillas y baratas. En muchas casas, los marcos de puertas y ventanas no están bien ajustados del todo y el calor se escapa. En ferreterías y tiendas de bricolaje se puede encontrar una variedad considerable de burletes para eliminar esos resquicios.

5. Instala equipos de calefacción y refrigeración eficientes

Si tiene radiadores eléctricos o convectores de resistencia eléctrica, sustitúyelos por bombas de calor de clase A o superior. Por cada kWh eléctrico consumido proporcionan 3 o 4 kW/h térmicos. Si vas a cambiar de caldera, opta por una de condensación.

6. Usa termostatos digitales por zonas

Instala llaves termostáticas en los radiadores. Suponen una pequeña inversión, pero permiten regular la temperatura de cada estancia de forma automática e independiente; pudiendo apagar cada radiador cuando se alcance la temperatura deseada. También es recomendable el uso de termostatos digitales programables (o incluso sistemas domóticos inteligentes). Podrás programar temperaturas diferentes según horarios y días, utilizando la energía solo donde y cuando se necesita.

7. Aprovecha al máximo la luz solar

En verano aprovecha las primeras horas del día, y las últimas de la noche, para abrir las ventanas y refrescar la casa. Baja las persianas, corre las cortinas (o despliega los toldos) durante el día en verano, y haz justo lo contrario en invierno.

8. Usa electrodoméstricos con clase A o superior

Esto es especialmente relevante en el caso del frigorífico, al permanecer conectado las 24 horas. Un frigorífico clase A+++ consume en torno a un 70% menos que un modelo de clase energética media.

9. Controla tu consumo con equipo de medición de demanda eléctrica

Este tipo de aparatos permiten conocer tu gráfica de consumo a lo largo del día y calcular con precisión la potencia eléctrica que realmente necesitas. También te ayudará a hacerte una idea del consumo individual de cada electrodoméstico, pudiendo detectar así si existen ineficiencias.

10. Desconecta por completo los equipos que no estés usando

Aunque poca, el modo stand-by de ordenadores, televisiones, etc, sigue consumiendo energía. Según la agencia Eurostat, esto puede llegar a suponer el 7% del consumo eléctrico del hogar. Con lo que, con apenas esfuerzo, se puede conseguir ahorrar energía en casa con un impacto significativo en nuestra factura.