Tipos de bombillas de bajo consumo

https://climalit.es/blog/wp-content/uploads/2018/05/Tipos-de-bombillas-de-bajo-consumo-1.jpeg

Las bombillas y lámparas de bajo consumo son uno de los elementos más importantes de instalar en una casa u oficina si queremos ahorrar en la factura de la luz. Su consumo es muy inferior al de las bombillas estándar y optar por instalar alguna de ellas, es ciertamente una decisión cuyo impacto vamos a notar a la hora de pagar los recibos.

Es necesario recordar que las bombillas incandescentes ya no se fabrican en España desde 2012; por lo que si en alguna ferretería o tienda aún las tienen es porque están en stock hasta agotar existencias, por lo que es importante identificar los distintos tipos de bombillas de bajo consumo que existen.

En primer lugar, y antes de analizarlas de manera detallada, conviene recordar que cada una de ellas es diferente en sus características y no todas consumen la misma cantidad de electricidad, ni todas producen la misma cantidad de luz, ni duran lo mismo. Por lo que, en función de lo que queramos, de nuestro presupuesto y de los resultados que busquemos, es conveniente saber qué diferencia a cada uno de los tipos de bombillas de bajo consumo que hay disponibles en el mercado.

 

Hay tres tipos de bombillas de bajo consumo, cada una con sus pros y contras

 

Las bombillas LED

Las bombillas y lámparas LED son las más eficientes y duraderas de todas las de bajo consumo que existen en el mercado y, además, son las que menos electricidad consumen de todas ellas aunque también es verdad que son las que menos intensidad lumínica ofrecen. En consecuencia, en muchas ocasiones han de instalarse dos o más lámparas LED para conseguir la misma eficacia que con una bombilla de otro tipo.

 

Las bombillas halógenas

Son las que más luz dan de todas y, además, suelen tener un tono mucho más cálido que los otros tipos de bombillas, por lo que el ambiente general que producen es mucho más agradable. Sin embargo, el punto negativo de las luces halógenas es su duración. Así, una bombilla halógena dura de media tan solo 2000 horas y no son las más eficientes en lo que a consumo de electricidad respecta, por lo que, aunque su precio es menor que el de una LED, a la larga, no son la opción más barata.

 

Fluorescentes

Estos son la tercera opción de cara a iluminar una casa. Hasta hace poco, eran utilizados sobre todo en cocinas, baños y también en oficinas aunque cada vez se van viendo más en habitaciones y salones. Aunque tarda en dar la luz a toda su potencia (no se entiende por la redacción) en el proceso de encendido, consumen muy poco y son muy eficientes. Sin embargo, la calidad de la luz no es inferior a las opciones anteriores. Existen en el mercado una gran variedad de marcas y modelos.

 

En conclusión, elegir uno u otro tipo de bombillas de bajo consumo dependerá de qué es lo que estamos buscando, de nuestro bolsillo y de si queremos priorizar el color de la luz, el consumo, el coste de la bombilla o la rapidez del encendido.