Consejos para ahorrar energía y reducir las facturas de luz y gas

A nadie se le escapa que, hoy por hoy, el gasto energético de los hogares se ha disparado y es uno de los principales lastres del presupuesto mensual de una familia española media.  Dicho esto, si has llegado hasta aquí, seguramente sea porque estás interesado en conocer algunos consejos para ahorrar energía y reducir tus facturas energéticas (luz y gas).

9 consejos para ahorrar energía en casa

Solicita una auditoría energética

El primer paso para mejorar algo es conocer sus debilidades. Contratar una auditoría energética, supondrá una pequeña inversión inicial que nos ayudará a detectar puntos de fuga de aire, estado de los calentadores, del sistema de calefacción, y de los aparatos eléctricos del hogar, etc. Es decir, nos hará una evaluación del estado actual de la vivienda en términos energéticos, y nos proporcionará un listado de prioridades por las que poder comenzar a actuar.

Aísla tu vivienda

Un buen nivel de eficiencia energética pasa por un buen nivel de aislamiento térmico. Encontrar y subsanar los puntos de fuga (o entrada) de aire es fundamental. Asegúrate de sellar bien puertas y ventanas (e incluso, revisa extractores y conductos de ventilación).

Aunque no seas demasiado diestro en temas de bricolaje, vas a poder hacer pequeñas mejoras por ti mismo, que pueden tener un impacto importante. Si, tu vivienda es un clamor en temas de aislamiento (ventanas muy antiguas y mal selladas, paredes frías, etc), deberás ponerte en manos de profesionales.

Usa bombillas de bajo consumo

Las lámparas halógenas utilizan 10 veces más electricidad que las bombillas de bajo consumo o LED. Sí, es cierto que estas últimas son más caras, pero está más que demostrado, que esta inversión se amortiza claramente antes del final de su vida útil (entre 8.000 y 10.000 horas).

Instala cortinas y alfombras

Durante los meses fríos de invierno, el uso de cortinas y alfombras ayuda a mejorar el aislamiento de la vivienda, reduciendo los puntos fríos y ofreciendo una mayor sensación de calidez. En los meses de verano, es aconsejable valerse del uso de cortinas y persianas para proteger la vivienda del sol durante el día.

Apaga y desenchufa bien todos los equipos

Apaga todo aquello que consuma energía cuando no lo estés usando. Esto es especialmente relevante para las pantallas de ordenador y la televisión. En portátiles activa el modo suspensión automática, para que se apaguen solos cuando lleves un rato sin usarlos.

Apaga las luces

Parece obvio, pero un gran número de personas no lo hacen. La luz puede llegar a representar hasta el 20% del gasto energético de un hogar, por lo que esta pequeña acción se traducirá en un ahorro real en el transcurso de un año.

Baja la temperatura del calentador

Muchos calentadores de agua vienen predefinidos con una temperatura media de 60 centígrados. Bajando la temperatura a unos 40 grados debería ser más que suficiente.

No calientes ni enfrías la casa cuando no estés en ella

Dejar la calefacción encendida o el aire puesto durante horas si no vamos a estar es una de las formas más comunes de desperdiciar energía y malgastar una gran cantidad de dinero. Si lo que quieres es encontrar la casa a la temperatura adecuada cuando llegues a casa, te recomendamos que instales un termostato programable. Podrás indicarle que comience a calentar/enfriar un rato antes de tu llegada. Otra opción cada vez más popular es domotizar las funciones de climatización de la casa.

Renueva tus ventanas

Entre los consejos para ahorrar energía, este quizás sea de los más importantes. Además de los electrodomésticos, el grueso del consumo energético (gas o luz) de un hogar depende de la calefacción y aire acondicionado. Es decir, la temperatura de tu casa (y por tanto tu confort dentro de ella) va a depender en gran medida de la intensidad de uso que hagas de estos dos elementos. Aunque no lo creas, el uso intensivo de ellos va a depender, en gran medida, de nuestras ventanas (cuanto mejor aislamiento térmico, menor consumo de calefacción y aire acondicionado necesitaremos).

«Según datos del IDAE, la instalación de unas buenas ventanas con doble acristalamiento y aislamiento térmico reforzado (ATR) puede suponer reducir hasta un 60% las pérdidas de energía de una vivienda.»

La elección del cristal a instalar en el marco de las ventanas tiene mayor importancia para determinar el nivel de aislamiento térmico. Instalar ventanas con Aislamiento Térmico Reforzado de la gama SGG CLIMALIT PLUS ayudará a reducir las pérdidas de energía desde el interior de la vivienda y a mejorar la eficiencia energética de todo el hogar.

«Las ventanas son un elemento de nuestra vivienda que nos va a acompañar durante gran parte de nuestras vidas. Instalar unas buenas ventanas nos va ayudar a ahorrar electricidad durante muchos años, por lo que puede ser la inversión más rentable que hagamos en nuestra vivienda.»

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies