Mantenimiento de ventanas de PVC y aluminio.

Encontrar el tipo de ventana idónea es una de las metas que todos afrontamos a la hora de elegir qué ventanas sustituirán a las antiguas, bien porque queramos mejorar el aislamiento de la casa bien porque estemos en pleno proceso de reforma.

¿Cuáles son las que más nos van a proteger del frío? ¿Y del ruido? Asimismo, también nos preocupamos de saber si se necesita algún tipo de mantenimiento especial en la ventana que vamos a elegir.

Por otro lado, nos enfrentamos a la discusión tradicional de si es mejor las ventanas de aluminio o PVC. Ambos tienen sus pros y sus contras, pero sin duda alguna, la colocación de ventanas PVC tienen una serie de ventajas que nos hace optar por ellas en la mayoría de los casos.

Vivir en un edificio eficiente nos aporta un sinfín de beneficios para nuestro hogar. Pero lo cierto es que la mayoría no vivimos en este tipo de edificios, por lo que debemos ir mejorando las instalaciones de nuestro hogar, ya que de esa forma reduciremos muchos gastos a corto y largo plazo. Elegir bien las ventanas y conocer el mantenimiento que llevan es un buen comienzo.

 

Ventajas de cambiar las ventanas.

Saber diferenciar cuál es la mejor carpintería exterior es un factor diferencial para conseguir un mayor ahorro energético y mejor aislamiento, entre otros muchos factores. Además, saber identificar cuándo debemos cambiar las ventanas nos ahorrará mucho dinero en términos de consumo energético.

Hay que tener en cuenta que las cuatro ventajas principales de cambiar los ventanales son:

  • En torno a un 35% de la energía que se utiliza en calefacción o aire acondicionado se pierde a consecuencia de un  pobre aislamiento y un alto deterioro de las mismas.
  • Se mejora el aislamiento acústico al cerrar herméticamente y utilizar vidrios específicos para este fin como el SGG STADIP SILENCE (acristalamiento laminado con prestaciones acústicas de seguridad).
  • Alrededor de un 80% de los robos que se practican en las viviendas es a través de los ventanales, por lo que invertir en ventanas también supone invertir en seguridad como el SGG STADIP PROTECT (acristalamiento laminado que ofrece soluciones de seguridad y protección contra robo).
  • Menos mantenimiento y mayor durabilidad. Esta ventaja se acentúa en la carpintería de PVC.

Cómo limpiar las ventanas de PVC.

Al contar con un acabado de calidad y una superficie brillante tienen poco mantenimiento.

Los perfiles de las ventanas están expuestos a mucho estrés, ya sea por el clima o por los movimientos de apertura y cierre constantes de ventanas y puertas. En general los perfiles tienen una única superficie con acabado de alta calidad que hará que sean muy fácil de mantener.

Entre las recomendaciones para su mantenimiento y funcionalidad podemos indicar las siguientes:

  • Limpieza con agua con jabón neutro disuelto.
  • La limpieza de los vidrios debe hacerse con agua templada y una gamuza limpia (no usar estropajos para evitar ralladuras).
  • Debemos engrasar los herrajes móviles aplicando aceite lubricante en spray.
  • Limpiar las juntas con agua clara y engrasar con un lápiz de silicona.
  • Evitar movimientos bruscos al cerrar o abrir las ventanas. De esta forma el deterioro incrementa sustancialmente.

Cómo mantener las ventanas de PVC.

Una correcta fabricación e instalación de las ventanas y un buen uso de las mismas son las premisas básicas para un favorecer un correcto funcionamiento. Si a ello le añadimos un mantenimiento periódico adecuado, su buen funcionamiento será aún más duradero.

En las correderas bastará tan solo con lubricar los cojinetes y el cierre de la hoja con aceite. Tendremos que comprobar también el estado de las gomas y el sellado de la silicona.

Es necesario comprobar que las hojas estén a escuadra, ya que si no lo hiciéramos de esta forma podría conllevar una importante fuga de aire y que no cerrara bien.  En las correderas actuales las ruedas son graduables mediante llave Allen, por lo que, si apretamos, la parte superior de la hoja subirá, mientras que si aflojamos bajará. En el caso de que las ruedas no sean graduables, y la hoja esté muy descuadrada o no corra bien, debemos avisar a un técnico para que las cambie.

Por último, también es muy aconsejable aplicar lubricante a las guías por donde las persianas suben y bajan.

En el apartado “Cambia tus ventanas”  de la web SGG CLIMALIT se puede conocer cuál es el vidrio más apropiado para las necesidades de tu hogar.

Compartir este mensaje en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando el consentimiento a su uso y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies